22 marzo, 2017 - 1 comment.

¿Qué diablos hacemos aquí?


En general, ni idea. En concreto todo apunta a que algo diferente. En general, algo parecido a la publicidad. En concreto, darle la vuelta a la rueda para adaptarnos al presente de la comunicación. En general, hacer lo único que sabemos hacer. En concreto, conectar a las marcas con nuestro estilo de vida.

Gracias a los dioses hemos llegado en el mejor momento. Nos desvirgamos en este sector de manera digital, a la vez que Twitter. Hemos crecido en agencias creativas cuando la idea había que adaptarla a presupuestos ínfimos y a la criba de un target con voz y voto. Hemos madurado mientras los medios de comunicación sufrían su mayor crisis y entendido que el cerco se estrecha entre todos los que queremos una parte del pastel en este sector. El ahora es incierto pero nos invita a coger lo que tenemos a mano y darle sentido.

No queda más remedio que ser activos. Así de claro. Como agencia debemos serlo. Como marca estamos obligados a hacerlo. A los publicitarios nos han pagado toda la vida por ser un nexo de unión entre marcas y público objetivo. Hemos actuado como camaleones para entender al anunciante, para entender a quién nos dirigíamos y hacerles llegar un mensaje. Pero a la hora de la verdad desaparecíamos de la ecuación, eran otro soportes los que se encargaban de "interlocutar" (por tiempo limitado). Seiyu es activo. Somos marca, creadores y conectores. Somos prescripción, agencia y soporte. Invertimos esfuerzos en comunicar a un público concreto quiénes somos, en generar una relación, en evolucionar con ellos; pero con la capacidad de crear, de formar parte de su etilo de vida y de hacer partícipe a marcas con un mismo ADN.

En general ofrecemos muchas opciones de comunicar. En concreto, muchas opciones de conectar.

Published by: S. in Se cree un mad men

Comments

Leave a Reply