22 marzo, 2017 - No Comments!

Público objetivo no. Audiencia sí.


A muerte con FedEx. Llámame loco, pero cuándo vi Naufrago... a muerte con FedEx. Muy bien Tom Hanks, muy bien Robert Zemeckis, pero FedEx... bocatto di cardinale. Aunque aparentemente podía ser un product placement de millones de dollares, a mí me dejó claro que si ahí había publicidad la linea debía de ser muy delgada. La marca no podía estar mejor contextualizada, no podía quedar en mejor lugar y no podía tener más alcance y conexión con el espectador. Admito, aquel día, haber visto la luz, admito que si aquello fue un anuncio de 120' me lo tragué.

Lo cual, en mi pequeño cerebro, dejó de manifiesto que si una marca me quería entretener a conciencia y además lo hacía con algo que me interesara, era todo suyo. Aceptaba ese intercambio de mensaje a cambio de entretenimiento, siempre y cuando estuviese justificado, contextualizado y compartiese ADN. Si era así, sería su grupie de por vida. Y si yo, y mi pequeño cerebro estábamos de acuerdo puede que fuese una solución. Puede que fuese el camino de las marcas en pro de de construir relaciones a largo plazo, de generar confianza en su camino a la fidelización. De seguir siendo aspiracional y como cualquier otro creador, tener una audiencia que te quiere por lo que haces y no por lo que dices.

Published by: S. in blog

Leave a Reply